Qué duda cabe que esta podría catalogarse como la mejor publicidad de fútbol de la historia, en donde apreciamos a muchas estrellas de talla mundial, entre las que destacan los líderes de los equipos protagonistas: Cristiano Ronaldo y Neymar.